Rentabilidad del negocio de oficinas en Santiago fluctúa entre 6% y 10%.

13/04/2016

Soy un título. Haz doble clic para editarme.

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Soy un lugar ideal para que cuentes una historia y permitas que tus usuarios conozcan un poco más sobre ti.

Pese a que los márgenes están más ajustados , actores de la industria afirman que este mercado sigue siendo atractivo para invertir.

 

Para quienes compran una oficina, dejó de ser buen negocio instalarse ahí. "Ha habido un cambio de mentalidad respecto de mantener el capital inmovilizado en activos inmobiliarios, y cada vez más empresas optan por arrendar".

De esta forma, el mercado de oficinas en Santiago ha renovado su cara y ahora está liderado por inversionistas que sólo piensan en una cosa: arrendar.

Los hay de varios tipos, desde los que adquieren un edificio completo hasta los de retail , quienes compran una, dos y hasta 50 oficinas para renta.

Todos los segmentos -independiente de la cantidad de metros cuadrados que tengan en arriendo- tienen una rentabilidad muy parecida, sobre el 6% anual. En el caso de Armas, su foco está puesto en la venta de oficinas pequeñas y medianas, de hasta 200 metros cuadrados.

 

Son justamente las oficinas pequeñas las que tienden a dar mejores retornos. "Tienen, en general, contratos a más corto plazo y mientras más acotado es el período, mayor es la rentabilidad porque el riesgo es más alto", dice.
 

Las oficinas tipo A manejan rangos de rentabilidad entre un 7% y un 8,5%, mientras que las de tipo B se mueven entre un 8% y un 10%.

Las tres variables 
"La rentabilidad está dada por el precio de compra, los valores de arriendo esperados a futuro y el comportamiento de la vacancia de oficinas".

Respecto del primero, según la consultora inmobiliaria Tinsa, las cifras varían entre 65 y 75 UF por metro cuadrado (UF/m {+2} ) en la zona de El Golf; entre 45 y 55 UF/m² en Ciudad Empresarial; y entre 40 y 48 UF/m² en Santiago Centro.

Sin embargo, algunas empresas inmobiliarias ofrecen precios más atractivos si se compra desde el inicio de la construcción.

"La persona puede ganar un 7% y hasta un 10% durante el camino", señala Cristián Armas.

El valor promedio de arriendo mensual, según el último informe Market View, llegó a 0,58 UF/m² en las oficinas clase A y a 0,43 UF/m² en las de clase B durante el año pasado.

Además, para este primer trimestre, proyecta una tendencia al alza en los arriendos.

La vacancia de oficinas en al ciudad de Santiago en una tasa de 4% durante el año pasado.

Grandes expectativas 
Son varios los factores que han dado dinamismo a este sector. La restricción de los beneficios tributarios en torno a la renta de máximo dos viviendas DFL 2 jugó a favor de las oficinas. Así lo cree Cristián Armas: "Irrumpió un segmento de gente que sólo compraba departamentos porque tenían una exención que ya no la tienen. Al acabarse quedaron empatados los dos mercados".

Otro elemento que potenció la renta, según Enrique Ovalle, fue la crisis financiera de 2008. "Los inversionistas empezaron a buscar alternativas más seguras y estables. Lo volátil que ha sido la rentabilidad de las inversiones en acciones y las bajas tasas de los instrumentos de renta fija han hecho más evidentes las fortalezas de la inversión inmobiliaria", explica.

Andrés Crisosto, por ejemplo, prefirió invertir en la bolsa y ahora está arrepentido. "Ha sido un desastre, si ahora tuviera esa plata compraría más oficinas y no hubiera puesto un peso en acciones, dice.

En todo caso, cada vez deberían ser más los que prefieran los activos inmobiliarios a la bolsa, según Cristián Armas, quien estima que la composición del portafolio de inversiones debería asemejarse a la de los países desarrollados: "En una cartera de 100, los europeos o norteamericanos tienen 30 en acciones, 20 en depósito a plazo o bonos, 10 en caja y los otros 40 en propiedades".

Por lo pronto, las cifras son auspiciosas. Los más de 88 mil m {+2} que ingresaron al mercado de las oficinas en 2011 ya han sido totalmente absorbidos. Y a juicio de Manuel Ahumada las rentabilidades no deberían bajar de los índices actuales. "La gente gana mucho porque en la práctica es una inversión que puede pagarse sola", dice Armas.